~Pensadores~

domingo, 26 de mayo de 2013

11.53

Si cuanto reprimimos en nuestro interior no pudiera ser eliminado o al menos digerido y asimilado, llegaría un momento en el que enloqueceríamos o nos convertiríamos en terroristas destructores a causa del odio y la amargura que llegaríamos a almacenar. —Emilio Salas—

No hay comentarios:

Publicar un comentario