~Pensadores~

jueves, 28 de marzo de 2013

Banda sonora de su vida

ES su única salida, su único billete de ida, siempre. Es el viaje que no se aburre de hacer. Siempre le gusta, se enamora. Sin embargo odia llegar a su destino. El viaje siempre es a contrarreloj. Es consciente de que cada vez que llega, y se queda un rato para poder observar el paisaje, un entorno, luego tiene que dar media vuelta y emprender la marcha de vuelta a su llamado por ella ''hogar''.
Es esa música de fondo la que la mantiene viva: su ritmo, su melodía, su tristeza, su melancolía, su alegría, su verdad... están en ella. Su vida es una partitura  quizá con una melodía un tanto triste, quebrada, rota... Una partitura compleja, capaz de ser tocada por ella, la que cada día logra despertarse y seguir viviendo, con suspiros que ruegan su fin, que llegue su último día y poder pedir su último deseo. Vivía con ideas de suicidio.
Intenta desaparecer y aparecer en un día nuevo, empezando otra realidad. Volverá cuando su mundo sea mejor, bueno, puro... Sin cicatrices.
El sonido de su risa me reconforta tanto... oírla, tanto... Ese detalle que me hace estar segura de que aún está viva, que no se rinde...
El negro intenso de  la tinta con la que escribe sus notas, con las que expresa los sentimientos vividos en cada día, va cargada de ganas por brillar, de aprender, de vivir, de aprender a vivir, a sentirse viva... ¿Puede ser de eso? Solo sé que es algo intenso... De algo que no se va con lágrimas...
Su música no necesita una voz distinta a la de ella, ella es la voz que no quiere salir de sus cuerdas vocales...
<<Si escribes canciones, puedes cantarlas. Solo deja que salga y llegue a mí>>
Me gustaría oírla cantar, interpretando tantas melodías... tantas. Solo espera que el telón por fin se levante y pueda brillar.

By: KRL
27.03.13// 19:24

martes, 26 de marzo de 2013

Incondicional

Cuesta tanto respirar cuando te escucho y no entiendo. Nada cambiará, aún no me explico por qué sigo de nuevo el mismo camino, pisando sobre mis pasos. Tú cambiarás, acaso, ¿yo también? Y es cuando temo de verdad a la vida, a mi futuro, a responder mal cuando me preguntes lo que quiero ser, la  carrera que elegiré... cuando me preguntes qué camino seguiré, la verdad no lo tengo nada claro. Quizá solo quiera desaparecer... Quizá tenga ese miedo a vivir, a empezar un libro y a terminarlo. Ese miedo a tus ojos mirándome con desesperación y a no poder ayudarte, a no poder corresponder a tu amor. Ese miedo a que te vallas, a no poder sentir más tu olor, tu felicidad y tu angustia.
A que no puedas abrazarme....

By: KRL
18:45

-----

Me pierdo en un mar de dolor y sufrimiento,
donde el simple roce de las olas desgarra mi corazón .
Litros y litros de agua salada envenenan mi alma.
Corazón negro, profundo, con forma de laberinto,
rocas impiden su camino.
Osaste a entrar en un ser impenetrable, 
dejando a tu marcha miles de sentimientos al pie de la borda.
Tan corto el amor y tan largo el olvido
palabras que quedaron en el abismo.
Arriesgué mil primaveras y el orgullo 
y me pagaste con mentiras tapadas con disimulo ....




By : Kll

domingo, 17 de marzo de 2013

Sombras de la noche



El día se ha acabado, el cielo se ha vuelto frío, oscuro. A través de la ventana observa los esbeltos árboles, secos, sin flores, como extendiendo sus brazos hacia el cielo. Escucha aullar al viento, golpear la ventana. Brillar la luna. Observa el cielo… rebuscando entre sus recuerdos. Aquellos que creía haber olvidado.
-Te echo de menos – susurro su delicada voz - ¿Cuándo vuelves papa?
Se acurrucó en la cama, apretando las rodillas contra el pecho y rodeándolas con los brazos. Se escondió bajo la sabana. La luz de la luna atravesaba la ventana apenas iluminando la cama, olvidando el fondo de la habitación entre sombras. ¿Por qué no me acuerdo de tu cara?. Se preguntó a sí misma.
-Me siento sola sin ti.
Comenzó a llover. Le llamo la atención el delicado sonido de las gotas al golpear la ventana. Seguía mirando tras la ventana. Evitaba mirar la habitación… le daba miedo la oscuridad. Los arboles parecían estremecerse por el viento. La lluvia era cada vez más fuerte. "¿Por qué no te recuerdo? Yo… quiero acordarme de ti". Hablaba consigo misma. Sé que tú me querías. Se… sé que me agarrabas de la mano hasta que me dormía, que nunca me dejabas sola. Y me siento mal por no saber quién eres… perdóname.
-¿De verdad vienes la semana que viene? ¿Lo prometes?
La luna se apagaba. El viento parecía gemir. Miro el fondo de la habitación. Se quedó embobada observando las sombras. Parecía absorta. La invadía el miedo, la desesperanza. Sus manos le temblaban. Sentía una extraña sensación en el pecho, como si no pudiera respirar. El sonido de la lluvia y del viento parecía desvanecerse poco a poco, sin que se diera cuenta. La luz se escondía. La oscuridad la atrapaba, el temor la invadía. Sus ojos parecían ausentes… seguía inmersa en sus pensamientos.
Pero siento que te necesito. Siento que algo me falta…que estoy vacía. Que me falta una parte de mí que no puedo llenar, y esa parte eres tú. Y cuanto más pienso en ti más me duele el corazón, y cuanto más me duele más te necesito.
Solo veía un mar de oscuridad, denso, triste. Y no podía escapar de él. Ignoraba como se le escapaba la realidad. Ya no llovía, no gemía el viento, no brillaba la luna. Sus labios temblaban. Quería decir algo. No se sentía capaz. Notaba como se perdía y no sabía en dónde. Se sentía abandonada, en medio de un mundo frío, triste, oscuro. El viento golpeo violentamente la ventana. Sintió pánico, su corazón latió con fuerza. Miro a su alrededor. Se dio cuenta de que había estado como ausente. Notaba un sudor frío cayendo por su frente, como le temblaba todo el cuerpo, el corazón golpeándola. Se sintió liberada.
-la semana pasada también dijiste que vendrías… pero no viniste – susurro con voz temblorosa.
Volvía a escuchar la lluvia, mucho más fuerte que antes. El viento, que ahora parecía gritar. La luz se había escapado. Se sentía atrapada de nuevo."¿Por qué nunca quiere estar con migo? ¿Tú lo sabes mama? ¿Antes no era así verdad?" Las sombras parecían cobrar forma. Los arboles tras la ventana ya solo eran una silueta de algo macabro. Todo parecía tener forma siniestra. Se sentía indefensa. No era capaz de moverse. Cada vez que el viento golpeaba la ventana se le helaba el alma. La lluvia parecía gritar de dolor. “¿Por qué no me quiere?” Grito con fuerza, con lágrimas en los ojos. “¿Por qué nunca esta?” Se hacía un ovillo mientras cerraba con fuerza los ojos y le moqueaba la nariz, mientras se agarraba el pecho con las manos. Las sombras la envolvían, la atrapaban. Su corazón latía violentamente. Tenía miedo, pánico. Siento que mi corazón está roto." Siento que estoy sola y me duele… me duele mucho". Cada gota de lluvia golpeando la ventana le parecía ensordecedora. Sentía la tristeza en el llanto del viento.
Abrió los ojos. Vio la cadena de su muñeca. En ella estaba escrito: Lana. “Es lo único que tengo de ti. Pero… si es parte tuya, de alguna manera estás conmigo”. Se dijo a sí misma.
-Prométeme que vendrás… por favor.
Pareció calmarse la lluvia, el viento. Seguía entre sombras, pero eso ya no importaba si llenaba al menos un poco ese vacío en su interior, si descargaba su rabia entre lágrimas… si podía dormir otra noche.

By: Rubén Gómez

http://mirrorofsorrow.blogspot.com.es/

martes, 12 de marzo de 2013

Son días.

La verdad:
Ya no le veo sentido a la vida. Quizá sea una cometa que se mueve donde le dirige el viento. No pienso que la música me entiende. Soy mas de pensar que soy yo la  entiendo y la elijo. Y sé que tenemos diferentes gustos. La gente tiene gustos distintos a los míos y los respeto, aunque el cantante sea un puto cabrón y follador de mierda. Si te gusta y eres feliz...
¿Pero  mi música te hace daño?
Tu escuchabas Heavy Metal a mi edad.
No sé que puto problema ves que yo escuche Rap
A que me vista así. Sí, ya sé que vistes más formal ...
Mi ropa no  me incomoda, Quizá esto se vaya, o quizá no. Ojalá se quede para siempre.
Quiero y necesito que entiendas que esta ropa no me lastima. No eres tú quien la usa.
Si le molesta a tus ojos, pues ea...
Yo soy feliz. No soporto tus ojos mirándome con desprecio cuando entro así  por la puerta de casa.
¿No lo entiendes? ¡Me desespera!
No sabes lo que es llegar a casa y que me traten como si fuese el ama de llaves. ¡Joer!
No tengo por qué ocuparme de tus asuntos. Acepto que no tengas tiempo.
Pero, estás malgastando el mío. Soy joven.
Intento disfrutar de todo lo que puedo y debo.
Pero no, ya no puedo más con esto.
Tengo que salir de aquí. ¿Tengo que pasarme la vida así, llevando bolsas pesadas de la compra de un lado al otro mientras tu duermes?
Déjame hablar un rato, déjame expresarme y deja que mi sufrimiento vea el brillo de tus ojos.
Convierte tus ojos en cálidos cuando te lo cuente. Quiero y necesito contártelo, que estés ahí y lo comprendas. Que me abraces y me beses en la frente diciendo un TE QUIERO realmente sincero y diciendo que lo sientes. Que todo va a ir bien. Que es verdad lo que dices. Ojalá y eso fuera cierto.
¿Ves ahora porqué no te cuento nada? ¡Por el amor de Dios!¿Es que acaso estás ciega?
Sufro. Estoy sufriendo por tu culpa. Esto es agobiante.
Tal vez si llorar fuese suficiente para que ese agobio por fin se marche...
No me haces  caso.
¿No te importa lo que te cuento?
Déjame contártelo y sentir que tus ojos por fin se tornan cálidos.
Por favor, déjame contarlo y préstame atención.
Déjame sentir que tus ojos me comprenden.
Por favor. Quiero sentirlo. Al menos una vez.
Déjame pensar que  tengo otro pilar en el que apoyarme para no desvanecer, para no fracasar.
(Mamá)
Déjame mostrarte que soy un ser humano.


DEDICADA A KELLY MARTINEZ
By:  KRL
12.Marzo.2013
22:15h