~Pensadores~

viernes, 6 de enero de 2017

Nombrar lo indescriptible

El cerebro humano
puede llegar a entender
el nacimiento del sol
los ciclos de la luna
y, a veces, incluso
a sí mismo.
Pero hay cosas
a las que no pone nombre sobre la etiqueta
ni data su longevidad ni
la fecha de su hallazgo.

A ti. Por ejemplo. Y a esa facilidad
para hacerme sentir inadaptable
en otro lugar
que no sea el reflejo de tus ojos.
A la armonía de tu caminar,
a la perfecta forma de tus manos.
En ellas florece y se marchita el universo
donde se pierde mi nave espacial.

Los límites de la vida se difuminan,
la nada parece un ser imposible,
una pesadilla si no eres mi copiloto;
porque tienes escondidas en tus costillas
las habitaciones más bonitas del alma humana.

Ah... Es inútil.
Mi corazón descarrila
y
naufraga
en la que mis latidos definen
como ''amor'',
pero que mi cerebro nunca
logrará entender
ni
tampoco
detener.

BY KRL
06-01-2016
02:30 am

No hay comentarios:

Publicar un comentario